Etiquetas

, , , , , ,

A finales de enero de 2010 Apple anunciaba, tras muchos rumores y una larga espera, el iPad. Lo que inicialmente iba a ser el netbook de Apple terminó por convertirse en un dispositivo totalmente nuevo que venía a llenar un vacío y abrir un mercado que permanecía virgen: el de las tabletas o tablets. Sobre el iPad hay infinidad de opiniones y críticas en las que no entraremos, aunque sí nos interesa fijarnos en el concepto que supone: un gadget muy portable, dotado de máxima comunicación y que está específicamente pensado para el consumo de información en cualquier parte de manera fácil, muy rápida y hasta divertida.
De hecho no anda muy descaminada Apple si tenemos en cuenta las ventas y que, de repente, todas las grandes empresas del sector con una mínima presencia en el sector de la movilidad se han puesto manos a la obra para lanzar su “iPad killer”. Incluso AMD, la competidora de Intel en el ámbito de las CPU y plataformas, ya ha anunciado que está trabajando en una alternativa a la Oak Trail de Intel, con gran foco en la capacidad gráfica, y con la que espera hacerse un hueco dentro de este creciente mercado.
Tablet versus netbook
Muchos caen en el error de comparar sin contemplaciones los netbooks con lostablets, y en realidad son dispositivos que por filosofía, hardwaresoftwareson totalmente diferentes. El concepto de netbook, que con el tiempo se ha ido desvirtuando hasta competir con los portátiles clásico, es un mini PC de muy bajo coste capaz de ejecutar las principales aplicaciones que los usuarios necesitasen en movilidad.
A cambio cuenta con una configuración hardwaremuy limitada y una pequeña pantalla, aunque mantiene el clásico entorno Windows (los basados en Linux han tenido un mínimo éxito). Las tabletas, en cambio, plantean algo más práctico: un gadget más portátil y con mejores capacidades de comunicación móvil, muy fácil de utilizar (sin teclado pero con pantalla táctil), dotado de máxima autonomía, que sea muy rápido (encendido instantáneo) y específicamente pensado para consumir información (correo, Web, e-books, juegos, redes sociales, vídeo/música, etc.), no para generarla.
La implicación más importante es que Windows 7 ya no es tan importante, de hecho puede ser un problema para cumplir algunas premisas. Y a pesar de que Asus, Dell, Sony, HP o Lenovo ya han anunciado que están trabajando entablets con Windows, no les auguramos un futuro demasiado prometedor (no olvidemos el Tablet PC). Sí lo vemos en cambio para sistemas como iOS de Apple, Android 3.0/Chrome OS de Google, MeeGo de Intel/Nokia o el BB Tablet OS de Blackberry. Un último contrincante podría ser el novísimo Windows Phone, aunque Greg Sullivan, director de producto de Microsoft, ya ha negado públicamente que vayan a adaptarlo para los tablets, asegurando que será Windows 7 (con una versión específica) su apuesta en ese segmento.
Lo que sí esta claro es que 2011 será el año de los tablet y del ocaso de los netbooks. Ya existen cifras de ventas que demuestran como, en EEUU, las ventas de netbooks (e incluso ultraportátiles) están cayendo de manera muy significativa mientras que las de los tablets (con iPad a la cabeza) no dejan de subir. Esto es especialmente interesante si tenemos en cuenta que el iPad no es precisamente barato (entre 488 y 793 euros), lo que demuestra que los consumidores están dispuestos a pagar más por un producto más atractivo, portable y repleto de funciones.
Ahora bien, la gran duda es que plataforma o fabricante se llevará el gato al agua pues, aunque Apple ha sido el primero, prácticamente todas las empresas que hoy venden portátiles o smartphones están preparando o ya tienen en el mercado un producto con el que competir con el iPad. Eso sí, la variedad de hardware y sistemas operativos es tan grande que aún queda mucho para ver cuáles triunfan y cuáles terminan desapareciendo, poniéndoles de paso las cosas muy difíciles a los consumidores y el canal de distribución. Por ello, ahí va nuestra quiniela.

Nota original

Anuncios