El sector afronta una reformulación de su estrategia en un momento en el que avanzan nuevas formas de comercialización basadas en el pago por uso. Sólo cuatro compañías españolas figuran entre las cien mayores de Europa.

[foto de la noticia]Ampliar foto

La adopción del cloud computing (servicios informáticos a través de Internet) y del llamado móvil computing (desarrollo de aplicaciones para dispositivos como los smartphones y las tabletas) está empujando a las compañías de software a repensar sus modelos de negocio.
Estos aspectos obligarán a una mayor colaboración entre las compañías de la industria y a prestar más atención a los cambios en los comportamientos y las necesidades de los consumidores. Así se concluye en el informe Global Software Leaders, elaborado por PwC.
“Las empresas del sector tienen que redefinir su estrategia en aspectos como el diseño y desarrollo del software, su distribución y su licenciamiento”, explica César Calleja, socio responsable de Tecnologías de la Información de PwC. En su opinión, todas las empresas están afrontando estos cambios, aunque a distintas velocidades. “Es una cuestión de supervivencia, el que no lo haga está abocado a desaparecer”, comenta.
El mercado de software mueve 250.000 millones de dólares (185.577 millones de euros) al año en todo el mundo. Es una industria dominada por las empresas estadounidenses. Microsoft, IBM y Oracle, las tres primeras del ránking por facturación, ya suman más de 60.000 millones de dólares. De las veinte primeras compañías del mundo son estadounidenses, sólo una (SAP) es europea.
Posición de España
En el listado de cien mayores empresas de software de Europa, sólo aparecen cuatro firmas ibéricas: Telvent, en el puesto 38; Indra, en el 48; Panda Security, en el 51; e Iecisa (Informática El Corte Inglés), en el 58.
El grueso de compañías de software españolas están especializadas en el desarrollo de soluciones verticales, esto es, la adaptación de los grandes ERP (programas de gestión empresarial) y CRM (software de gestión de clientes) de firmas como SAP y Oracle a las necesidades de cada sector de actividad. “El hecho de que cada vez se consuman más aplicaciones y contenidos digitales, y teniendo en cuenta la fuerza del español, abre una oportunidad interesante a la industria española”, opina Calleja.
Una de las tendencias que destaca el informe es el avance del cloud computing (o informática en la nube), un término que designa a la prestación de servicios desde una red, ya sea abierta (Internet) o privada (servidores corporativos). Pero, sobre todo, supone una completa redefinición del modelo de negocio del software. Los programas informáticos en la nube establecen un sistema de pago por uso, en lugar del clásico pago por licencia.
La propia Microsoft, estandarte del modelo tradicional de comercialización del software, ofrece cada vez más parte de su oferta en la modalidad de pago por uso. Por ejemplo, desde este mes, todos sus programas de gestión empresarial (Dynamics CRM, Dynamics Nav y Dynamics AX) se comercializan también bajo la fórmula cloud.
Si, hasta ahora, usuarios individuales y pequeños negocios han consumido servicios de cloud computing, en un futuro próximo, las empresas de mayor tamaño y las Administraciones se convertirán en clientes de este tipo de servicios.
En este sentido, el principal reto para las compañías de software es afrontar las dos percepciones que tiene el mercado sobre el cloud computing: una parte del sector cree que estos servicios dominarán el mercado en el futuro. La otra, aún prioriza la protección de los datos y la seguridad de su localización, destacan desde PwC. “No son modelos excluyentes. El cloud computing va a convivir con el modelo actual de licenciamiento del software”, comenta César Calleja.
El actual contexto dista mucho del que vivieron clientes y proveedores de software hace unos años. En la década de los noventa, los clientes elegían paquetes preintegrados que incluían todos los servicios. En la actualidad, el consumidor demanda servicios individuales con la intención de realizar por sí mismo, aunque sea parcialmente, su integración.
La era móvil
El móvil computing da un paso más allá y designa la posibilidad de acceder a la información desde cualquier dispositivo. Así, contempla la compenetración de los gadgets móviles con los servicios cloud. El desarrollo del software necesario (acceso a la información desde distintas localizaciones y la seguridad y gestión de ese acceso) representará una de las prioridades de las empresas en los próximos años y una de sus principales palancas de crecimiento.
“Aún queda camino en el avance de la movilidad dentro de los procesos de negocio de la empresa”, establece el socio de Tecnologías de la Información de PwC. Este año, está previsto que se vendan en el mundo 500 millones de smartphones, 368 millones de ordenadores personales y 55,7 millones de tabletas.
El avance de Asia
Europa consume el 36% de la oferta informática del mundo (incluyendo las licencias, el mantenimiento y el soporte), aunque no fabrica al mismo ritmo. Las empresas estadounidenses producen, en la actualidad, el 59% del software del mundo, por facturación.
La consultora augura una progresiva caída del peso de Europa y Norteamérica en esta industria, en favor de las empresas asiáticas. Se espera que el sector del software en Asia crezca alrededor del 8% anual durante los próximos tres ejercicios, mientras Europa y América lo harán en un 4% o 5%.
Ojo con los juegos
En el listado de las mayores empresas del software, no se incluyen a los desarrolladores de videojuegos. Sin embargo, PwC destaca que, si se tiene en cuenta su facturación, tres de estas empresas (Nintendo, Activision Blizzard y Electronic Arts) estarían dentro del ránking de las diez mayores compañías. Son firmas, destaca el informe, más familiarizadas con el concepto de cloud computing, acostumbradas al modelo de juego online.

de: http://www.expansion.com/2011/02/16/entorno/1297820086.html?a=15250a80f2862171c7c8af5c8e16e8ee&t=1297906738

Anuncios